Comprar y vender ¿desde el miedo?

Vivimos a través de unas creencias en las que nos vemos imperfectos, tenemos la necesidad de buscar el bienestar, la realización, las metas, el éxito, la belleza, el tener más y cada vez más para conseguir sentirnos “bien”, completos, abundantes y plenos y que la gente que nos rodea nos quiera muuucho, así nosotros nos sentimos valorados y amados y todo es genial, y perfecto, y nos llena de seguridad porque lo tenemos todo “bajo control” y “bien agarrado”, pero decimos que somos libres porque actualmente tenemos la “libertad de opinar y de hacer lo que queramos o podamos”…

¿Qué pasa cuando te das cuenta de que has conseguido todo ésto y no ha originado en tí la plenitud, ni la felicidad, ni la perfección, ni la libertad?

Que se te cae el velo, y ves que la libertad, la perfección, la felicidad, la plenitud nadie, absolutamente nadie, te lo puede regalar ni ofrecer… están dentro de cada uno, y hemos mirado hacia afuera tanto que se nos ha olvidado lo que somos.

Esta breve introducción acaba desenlazando la siguiente reflexión:

Partiendo de un punto donde hacemos un viaje rumbo a encontrar fuera de nosotros el bienestar (porque se nos ha olvidado que ya lo somos por naturaleza), buscamos constantemente llenarnos (con la meta de ser felices), acabamos entregando a los demás “el poder que reside dentro de cada uno” (como no sabemos que ésto existe), lo delegamos en los demás (desde un padre, una madre, una pareja hasta a un presidente de gobierno), les regalamos nuestro poder y esperamos que todos nos ayuden a conseguir nuestro “bienestar”… y luego nos quejamos cuando no nos ayudan o no actúan según nuestro beneficio y felicidad…

Anuncios y publicidad que nos bombardean en cada momento por tv, redes sociales, revistas, periódicos, en la calle… la gran mayoría de ellos se basan en la “clave de miedo”.  Si no compras éste producto ( cuerpo de una persona obesa)… no obtendrás éstos resultados ( cuerpo de una top model)… además de  regalarnos el miedo nos regalan la dualidad y los juicios (obeso es negativo, top model es positivo) ¿ Quién marca estas “normas”? ¿La sociedad? Cada uno vé y mira como decide mirar…

Por no hablar de los telediarios, ¿de verdad todas las noticias que ocurren en todo el mundo las más destacadas son: asesinatos, robos, delincuencia, muertes, desapariciones… etc? ¿Quién decide que eso es “noticia”? ¿La sociedad? Cada uno vé y mira como decide mirar, y hacia donde decide mirar…

En el ámbito donde yo me suelo mover, el artístico y más específicamente, en el textil, ocurre lo mismo, es una red de miedo para controlar que abarca todas las facetas de la sociedad. A veces no he sabido cómo llegar a la gente, porque me gusta compartir las creaciones que estoy haciendo, y no encontraba la forma de que les pudiese llegar, pero con respeto, sin avasallar, y todavía estoy aprendiendo a ello…

Estuve trabajando en una tienda de ropa durante años en Bcn y ví que mucha gente que eran clientes, venían para hablar, para contarte su día, sus problemas, para preguntarte, para conocerte, buscaban un poco la cercanía y muchas veces terminaban comprando … pero me daba cuenta que era tan diferente la respuesta a “vender en clave de miedo” a “vender en clave de respeto/amor”… La venta en clave de miedo viene del trasfondo de “tengo que conseguir ventas porque he de llegar a un mínimo que el jefe me exige” o si no te exigen mínimos “tengo que vender mucho para sentirme realizada y así soy una buena vendedora”… en cambio la venta en clave de respeto es ¿cómo se está vendiendo este producto? ¿con respeto, dando libertad a la persona para que decida? ¿con amor?

Y se veía que al vender en clave de miedo las respuestas de la gente eran muy diferentes… lo que das recibes … en clave de miedo casi siempre acababan devolviendo la prenda, cambiándola… o trayendo estas personas a sus amigas (clientes que compran en clave de miedo) lo que te traía nuevos cambios, devoluciones …

En el presente, estoy creando ropa y complementos bajo el nombre de “Detrakmanoli” y toda esta sabiduría adquirida me ha llevado a ver que en mi caso, en representación de la esencia que soy, me nace de forma innata y natural el crear, diseñar, coser y de forma innata también sale el compartir los diseños, las creaciones.

Ahora bien, el compartir desde mi visión no significa regalar todo a todo el mundo (ya que existe en la vida el dinero y algunas partes de la vida por el momento son cubiertas con dinero) y del mismo modo que tú necesitas dinero para unos gastos diarios también yo lo necesito, en ocasiones funciono con truques y crea vínculos especiales.

Pero sí es diferente vender y comprar en “clave de miedo” a vender o comprar en “clave de respeto/amor”. Ambas formas tienen a corto y largo plazo repercusiones diferentes. No digo que mejores ni peores, diferentes.

No voy a ponerme ahora a defender “la clave de amor/respeto” con el “slogan” : Si no compras o vendes con respeto, de corazón… no vas a ser  bell@, feliz, pleno… No, eso es volver a la “clave de miedo” disfrazado…

Más bien se trata de ser consciente de cómo se vende y cómo se compra (algo en lo que yo me siento aprendiz y continúo observando)  y saber que en ambos casos ningún producto nos hará más guapo, feliz, abundante, perfecto y hará que la gente nos quiera más… simplemente porque lo que deseamos ser ya lo somos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s