Lo que de verdad es tuyo, nadie te lo puede quitar

Muchas veces se confunde la apertura con el interés, son cosas muy diferentes pero se pueden ver interpretados de una misma forma.

Está claro que a muchas personas les mueve el interés, el poder “sacar algo” de cualquier conversación o encuentro pero aunque parezca sorprendente, otras muchas se mueven de forma incondicional, sin trucos, sin caretas y sin segundas intenciones. Si compartes genial, sino no pasa nada.

Y esto parece extraño, parece que la gente que hace o dice las cosas o pregunta sin intención de obtener algo, es poco común.

Lo que me hace pensar en algo que me dijeron, estamos adaptados a una sociedad profundamente enferma de valores.

Porque lo “normal y común” es ponerte la coraza ya que la gente va a querer algo de ti de forma condicional, por interés y te va a intentar “quitar algo” o robar algo de ti.  Estamos tan acostumbrados y predispuestos a desconfiar por miedo a que nos hagan daño y no nos valoren…

Se vive con miedo a que te lastimen, se aprovechen de ti, te utilicen, te traten como a un objeto en lugar de ver un ser humano.

Y por ese miedo e inseguridad, nace la prepotencia como mecanismo de defensa, ya que han sobrepasado y has dejado sobrepasar a la otra persona un límite en el que crees que te van a dañar pero por orgullo quieres seguir jugando a “creo que me estás utilizando y no me gusta pero como no lo quiero reconocer porque no he puesto el límite, voy a demostrar que estoy por encima de ti y así trato de humillarte”

¿No sería más sencillo cuando no confías en una persona no entrar en juegos, poner límites y cerrarlo ahí todo?

Cuando se dan este tipo de encuentros con personas con las que no se tiene una relación muy cercana y notas que se va poniendo rígido porque tiene miedo a que lo utilices, y vas notando el límite, porque algunos ponen el límite, otros no lo ponen y sale la prepotencia, puede hacerte sentir incómodo, ya que si vas sin “intenciones sucias”, parece como si te estuvieran acusando sin palabras y se estuviesen protegiendo de ti, pero en verdad es una persona con temor a abrirse y confiar.

En estos años con la marca de ropa, he tenido muchos encuentros así, compartes experiencias profesionales, y de la misma forma que me preguntaban por temas como dónde conseguir tal material, o cómo poner precios, o lugares de venta etc. y por mi forma de ser respondía y compartía lo que sabía al preguntarles algo a según que personas, veía que se acorazaban y se veían amenazados, como si al abrirse y compartir puntos de venta de material les estuvieses robando su vida.

Buffy The Vampire Slayer Sarah Michelle Gellar animated GIF

Las personas en verdad no se dan cuenta que las experiencias no se pueden robar, pueden copiarte un diseño, pueden utilizar las mismas telas, pero cada pieza lleva una historia propia, cada pieza tiene vida propia, la de cada creador.

Cada creador, cuando diseñas y creas para expresar, estás dejando muchas partes de ti mismo y eso no se puede ni copiar ni robar.

En eventos de moda “elitistas e importantes” lo mismo, si te acercas a charlar con gente que por muy “famosos o elitistas” que sean, para algunos, los vemos como personas, no como objetos utilizables con el fin de aprovecharte de ellos, no dejan de ser seres humanos, como cualquiera de nosotros, con un trabajo que les ha llevado a tener un reconocimiento social, alguna gente se cree que por acercarte a hablar con gente que tiene “contactos” o directamente con esas “personas importantes” les vas a robar algo o los vas a utilizar.

¿Tan desconfiados somos para pensar que todo el mundo se mueve por interés? ¿Por qué acercarse a hablar una “super estrella” puede verse como algo interesado y desconfiar de la persona que lo hace en cambio acercarse a hablar con la persona que se encarga de la limpieza de ese evento no puede verse como algo interesado? ¿Por qué etiquetar que nos acercamos “a lo que se considera poderoso o influyente” con el fin de obtener algo a cambio?

Baby Confused animated GIF

Y he vivido muchas situaciones de interés, no se trata de omitir que eso exista, no es ingenuidad o falta de experiencia, sino de  no prejuzgar o ir directamente con la coraza de prepotencia que sólo esconde desconfianza, porque en algunas ocasiones, no muchas, pero sí en algunas puedes perder la oportunidad de conocer a personas excelentes y admirables, que van de corazón, que se abren para compartir, no para exprimir.

Las situaciones que he vivido en las que he sentido que “me quitaban” y que se acercaban como depredadores, por los motivos que fueran, te hieren porque no los ves venir, no tienes experiencia, no sabes poner límites y actúas de forma ingenua, y cuando vas adquiriendo más experiencia, no eres tan ingenuo y aprendes a poner límites ves que al final ves que lo que de verdad es tuyo, nadie te lo puede quitar.

Nadie te puede quitar el momento mágico de asistir a un evento y vivir lo que vives ahí en ese momento.

Nadie te puede quitar la historia que hay detrás de cada creación, todo ese proceso de construcción y crecimiento.

Nadie te puede quitar el entusiasmo de abrirte ante cualquier sueño que ha pasado de sueño a realidad.

Nadie te puede quitar tus sensaciones, tus percepciones, tus sentimientos en las vivencias que experimentas.

Nadie te puede quitar lo que es tuyo.

Cuando se ve con otra perspectiva, uniendo la experiencia con la apertura, se pasa de estar cerrado por miedo a que te roben, se aprovechen de ti o te utilicen, dejando atrás el resentimiento, abriéndote  a la posibilidad de la confianza en los otros, y muchas veces te llevas grandes regalos. 

Pero para eso hay que arriesgarse y abrirse… 

Y si te vuelven “a meter un gol”, puesto que este camino es aprendizaje, conviene recordar que lo que de verdad es tuyo nadie te lo puede quitar.

Anuncios

2 pensamientos en “Lo que de verdad es tuyo, nadie te lo puede quitar

  1. Muy bonita reflexión. Del mismo modo que sumar números y tener seguidores/fans (RT, likes, share etc.) es sinónimo de éxito (cuando no se trata de una polémica) y por lo tanto, atrae a la competencia que puede llegar a copiar tu estrategia o contenidos. Todos queremos lo mismo y el éxito de los demás se percibe como un a amenaza o un desafío. En todo caso, es motivador y empuja a la creatividad. Yo te propongo otra reflexión: ¿Es el sentimiento de competencia, algo malo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s