Lo imperfecto

 

999763_10151622194912919_564684263_n

 

Hace muchos años, durante una fiesta de pijamas en casa de una amiga, vimos en su habitación un papelito al lado de la cama, con una frase que se me quedó grabada: “Yo soy yo, y eso nadie lo puede cambiar”. Se me quedó grabada esa frase y ese momento porque algunas amigas que estaban ahí comenzaron con burlas y trivializaciones de esa frase y del por qué esa amiga tenía eso ahí. Y los motivos por los que tenía eso ahí, la verdad, no eran para reírse. Y yo recuerdo que me quedé ahí plantada, callada, mirando… dándome cuenta de cosas pero sin decir nada, entonces era así de reservada y miedosa… con el tiempo ves que muchas veces no supiste reaccionar porque no ves las cosas con tanta profundidad y no acabas de entender bien siendo más cría… Pero esa frase y ese momento hoy vuelven, como recordatorio de por qué aquella amiga tuvo ese papelito, al lado de su cama, en aquella época adolescente:

Se trataba de recordar que la imperfección es perfecta. Que estamos en total libertad de mostrarnos felices cuando lo somos pero también tristes cuando lo estamos. Era un recordatorio de ser libres a la hora de dejarnos ser, tanto si es considerado positivo como negativo. Es concederte la libertad de abrazar todo de ti (lo que te gusta como lo que no te gusta) y dejar que se exprese si te apetece expresarlo… que no somos máquinas diseñadas para complacer a los demás saltándonos nuestro propio espacio oscuro. Podemos decir no cuando no apetece algo. Que lo oscuro no es más que luz sin luz, no es algo malo ni es algo que necesite patadas y ser apartado como una parte tuya que rechazas (y contra más rechazas más fuerte se hace).

Se trataba de recordar que a pesar de todas esas normas impuestas de afuera, uno es libre de dejar que eso le condicione o no, que no pasa nada por mostrarte tal y como eres, a pesar de las burlas, trivializaciones, prejuicios, etc (que la mayoría en muchos momentos hemos caído y caemos en eso). En definitiva, era recordar que cada uno es único y a la vez perfecto dentro de sus imperfecciones, y dejar que sea así… honrarse por lo que eres, no por lo que esperan que seas o por lo que tú mismo te auto-impones en base a la persona que deseas ser y no eres. Es honrarte aquí y ahora con lo que eres. Tanto si hay partes que te gustan o no te gustan.

El papelito también me ha recordado que con el paso del tiempo puedes ser más genuino o estar más cerca de ser lo que eres, y ya eras (pero no lo sabías), o puedes perderte en el camino y ser lo que otros esperaban que fueras, lo que otros querían que fueras, lo que otros y otros y otros… y desde esa realidad en la que “otros decidan tu vida por ti y tu vida sea diseñada por otros” supongo que desde esa dinámica, te parece que tienes permiso de decidir o imponer  la vida de los demás, lo que es válido o lo que no lo es, en la vida de otro … y eso se llama muchas veces, por ejemplo, amor. “Lo digo por tu bien, has de hacer ésto”… “Sé lo que es mejor para ti porque te conozco, házlo”… o en un nivel superior : “has de cambiar para ser así/de esta otra forma y cumplir mis expectativas, y si no lo haces o no eres así, no me valoras o no me quieres” …. Amor?

Otro recordatorio ha sido el que se puede aceptar todo, excepto el sometimiento, la humillación y la anulación/supresión hacia uno.

Se puede aceptar que haya visiones diferentes sobre algo, me guste o no, eso es así para el otro, lo acepto y no lo voy a cambiar. Es así. Se puede aceptar que sus valores de vida no sean para nada los míos. No me gusta pero es así y lo acepto. No lo voy a cambiar, es su vida. Para el otro será lo suyo lo más acertado, para mí lo mío. Es así. Lo acepto.

Pero cuando aceptas algo que no te gusta, y no sólo no aceptan lo tuyo, sino que pasan a imponerte una realidad o suprimen la tuya, o la humillan, ahí ya no hay aceptación. Simplemente un limite bien marcado. Vale, entiendo que te salga controlar, mandar, imponer, querer otra cosa, y eres libre de tener tu realidad, pero hasta aquí, por aquí no pasas.

Tu realidad sobre mí no pasa por encima de la mía, hasta el punto de anular mi acción y decisión. Ahí ya no hay entendimiento ni apertura, porque no hay respeto ni aceptación en ambos sentidos. Y mucho menos que eso se llame amor. (Gracias esa forma tuya de quererme, no gracias).

La cosa es simple: a mayor autenticidad con uno mismo, mayor libertad y amor. Contra más desconectas de lo genuino más te lanzas a dejar tu vida en manos de los demás y te esclavizas del reconocimiento. Y ahí todo tipo de dramas, a más necesidad de aprobación, más sensación de ser incompleto, más pedir a los demás lo que uno no se sabe dar, etc. y todo porque para ser genuino toca si o si ver tus sombras, sin ellas no hay luz ni felicidad que sea real.

Y aquellos que tanto imponen o suprimen a los demás, y quieren cambiar la vida del otro porque no la aceptan, y como es inaceptable, te rechazan si dices “no”, me recuerdan, como el papelito, que la única persona que va a estar siempre conmigo, soy yo. Y por eso, sigo mi instinto. Y es perfecto así, siendo imperfecto. Con errores o sin ellos.

Y si hay que decirse adiós, se dice adiós y gracias por reflejar que esto ahora, ya no lleva a ninguna parte y no es lo que era antes… que ahora ya no doy más valor a la cantidad que a la calidad, por miedo a la soledad, como lo hacía antes. Ya no hay necesidad de demostrar algo a quien no me importa o no me conoce ni hay necesidad de dejarse ser sometido o anulado. Que el respeto empieza en uno y quien entre en la dinámica de someter a otro, porque en su vida se anula o se deja someter por reconocimiento exterior, allá cada uno con lo que decide. Pero para mi no, gracias.

Que no se puede cambiar a nadie pero si se puede elegir lo más saludable para uno. Que ya no importa ni siquiera el conflicto porque eso te lleva precisamente a ser más genuino con uno mismo. Así que lo malo, lo oscuro, también sirve y mucho. Porque acaba recordando lo esencial.  Y como decía el papelito, lo único importante es ser genuino y esencial.

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Lo imperfecto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s