Cómo ser consciente de tu armario

Fuente: https://www.quecorralaluz.com/como-ser-consciente-de-tu-armario/

En el post anterior hemos visto “3 principios básicos sobre moda y estilo” dando un repaso a la relación entre ambos y formas de conectar con el estilo, haciendo que la moda sea la manera de expresión del mismo.

Ahora vamos a pasar a tratar el tema de la importancia a la hora de elegir el vestuario y cómo estas elecciones afectan de forma individual y global.

 

1- Conexión con el creador/los creadores:

Ya hemos hablado antes de que la moda es algo que te entra por los ojos, el flechazo visual. Te sientes atraído por ciertas prendas a través de que eso llame tu atención y sea de tu estilo. Por tanto, hay una conexión entre tu estilo y el estilo del creador.

⇒ La moda como expresión: Ese modelo de prenda en concreto, ha captado tu atención y esa prenda cuando el creador la hace con pasión, cuando va más allá de hacer vestuario con el fin de ser puramente comercial y ganar mucho dinero, cuando se hace realmente como vocación y el creador disfruta con lo que hace, es cuando se está poniendo en práctica los dones y talentos, pasando a ser algo expresivo.

Cuando ocurre ésto, hay una historia detrás de cada pieza, no se hace así porque sí, porque se lleva o pensando de antemano en el público sino que nace como una necesidad expresiva y con el gusto del creador. Por tanto, la persona que diseña esa prenda, está dejando mucho de sí mismo en lo que hace.

A veces son colecciones sobre un tema que se quiere explorar, y dicha colección cuenta una historia, otras veces algunas marcas no siguen colecciones y simplemente diseñan de forma atemporal pero no por ello no hay historia detrás porque cada creador, tiene una gran historia de fondo, un estilo, unas experiencias, una visión sobre las cosas y todo ello es el motor de su creación.

Así pues, detrás de cada pieza (pertenezca o no a una colección) hay una historia.
Te fascinan las películas, los libros, los cuentos, las series… todo aquello que cuenta historias pero muchas veces, no ves que la moda no es sólo envoltorio, sino que se está narrando algo con esa pieza pero no es tan obvio conocerlo si no conoces al creador o no se explica por qué está hecha así esa pieza.

 

⇒ Intercambio expresivo entre el creador y el público: Así ocurre también con otras facetas artísticas, como por ejemplo, con la música. Aquellos que crean música sin imposiciones, están expresando algo a través de las canciones. Esa canción tiene una historia detrás pero al compartirla con la gente, cada persona que la escucha, se puede sentir identificada con ella. Servirle de reflejo de su propia historia. Entonces ocurre un intercambio expresivo.

Por algún motivo eso que ofreces, resuena con determinada gente, capta su atención y se lo hace suyo. Así ocurre también con la moda. Por tanto, es relevante tener en cuenta la conexión entre el creador y la persona que adquiere ese producto.

No es sin motivo esa conexión mágica. Y es una de esas cosas que parece invisible pero ahí está, sino no compraríamos determinados artículos. Algo hace que eso que ves, te atraiga. Quizás si cada uno se interesase más por las historias de las creaciones, entendería mejor por qué eso le llama la atención.

Cuando digo que se ha perdido bastante la esencia de concebir la moda como algo expresivo, me refiero justamente a ésto. El vestirnos de forma automática sin mirar con los ojos bien abiertos.

A veces cuando he intentado explicar ésto con gente cercana me comentan que es exagerada mi visión: “qué difícil lo haces, te vistes y ya está…” pero no puedo evitar tener esta visión sobre la moda. Para mi es imprescindible la visión expresiva de la moda. Al ser una herramienta de expresión, me parece útil que se use adecuadamente.

Cuando eliges vestuario con los ojos abiertos, das vida a esa creación, estás llevando a la calle esa pieza que tiene una historia detrás. Y le añades tu propia historia.

 

2- Responsabilidad con el consumo:

Aquello que compras puede servirte como canal de expresión de lo que eres: tu estilo + moda que lo representa. O puedes comprar por otros motivos. No es que una forma sea la buena y otra la mala, sino que con una puedes comprar lo que eres y con otra quizás no. Y no pasa nada si para alguien esto no es importante. Pero no cabe duda de que gracias al consumo tienes la opción de expresar lo que eres.

La responsabilidad con el consumo, no sólo se trata de elegir lo que te sirve como expresión de tu personaje, cada uno es responsable de dónde deja su dinero. El dinero no es sólo un papel o una moneda de cambio, es una energía. Y lo que das, recibes, como sucede siempre con la energía.

Hace tiempo en una clase de historia, el profesor nos propuso comprar un libro relacionado con el temario de clase. El coste del libro era a cargo de cada alumno.

Un alumno dijo que era injusto tener que comprar ese libro y que además lo veía caro (costaba unos 18 euros).

El profesor le preguntó cuánto dinero solía gastarse él (el alumno) un sábado de fiesta.

El alumno se quedó callado. Al final dijo que bastante más de 18 euros.

El profesor respondió que él no podía obligar a ninguno a comprar ese libro. En cambio si recomendaba hacerlo ya que era muy útil con el temario que estábamos dando, pero le hizo reflexionar sobre el valor de lo que consumía.

No es que el profesor estuviera en contra de salir de fiesta, y el coste de una noche de juerga. Sino que le hizo pensar sobre lo poco que se valora, lo que tiene valor. Así pues llegamos todos a la conclusión de que el libro era barato, para todo lo que lleva detrás: las horas de trabajo, la pasión del escritor, la historia que nos cuenta, los gastos de edición, de impresión, de distribución, etc. todo 18 euros.

Quizás cuando se sabe lo que hay detrás, se valora el precio. Quizás cuando se sabe lo que hay detrás, se prioriza una forma consumo respecto a otra.

No se trata de juzgar o imponer en otra persona dónde y cómo gasta su dinero. Sino ofrecerle algo que como a este alumno, le sirvió de reflexión. Se trata de que escojas lo que escojas, seas consciente.

Estoy cansada del mismo debate con gente sobre éste tema. Me decían: “Yaaa pero es tan difícil que cambie la forma como se produce la ropa… nosotros no podemos hacer nada… muchas empresas de poder las que mueven todo, manipulación, intereses…” mi respuesta fue: “¿Quien consume?, yo, y tú, y el otro, el otro, el otro, el otro…. si los consumidores no piden nada diferente, no sucede nada diferente. Así de simple.

 

Ejemplo:

Una tienda de regalos

1- Tiene 50% de su producto procedente de creadores que cuidan lo que hacen, que no lo hacen simplemente por ganar dinero, sino como vocación o pasión.

2- El otro 50% de su producto viene de marcas que no importa cómo esté hecho (explotación, moda rápida, etc)

Si el público de esa tienda empieza a poner su atención y a interesarse por consumir producto 1 (procedente de creadores que cuidan lo que hacen), están demandando ese producto. A la tienda lo que le interesa es vender. Si acaba siendo más rentable el producto 1, quizás el consumo de esta tienda pase a ser 70% producto 1 y 30% producto 2.

Si esa tienda apuesta por los creadores que cuidan lo que hacen pero su público no se muestra receptivo y escoge siempre consumir producto 2, al final esta tienda o tendrá que cambiar su dinámica y traer más producto 2, o tendrá que cerrar.

¿Quién puede transformar la situación actual? El consumidor. Y somos cada uno de nosotros.

Porque por mucho que haya creadores que se esfuercen por hacer algo ético, precioso, cuidado, y con toda la pasión del mundo, si eso no se compra, el creador no puede vivir gracias a ese negocio.

 

Ya sabemos que vivimos una la sociedad en la que existe el dinero. Se puede hacer lo que quieras por amor al arte pero hay unos gastos mínimos que cubrir. El dinero es necesario. Y según donde enfoques el dinero, estás haciendo crecer una cosa u otra. A la vez que lo que das, recibes.

Pero es imposible consumir algo que esté 100% hecho de forma sana, ¿no? ¿Cómo saber si lo que consumo está hecho con ética y está hecho con amor? ¿Cuál es la diferencia entre moda ecológica, moda sostenible, moda ética, slow fashion y estas nuevas etiquetas sobre moda?

En el siguiente post se tratarán estos temas a fondo. Se buscarán soluciones y se ofrecerá más información sobre consumo responsable.

¿Te ha pasado eso de conectar con algún creador e identificarte con lo que hace? ¿Qué te parece el tema del enfoque del dinero? Cualquier idea no dudes en comentar abajo 🙂

Gracias 🙂

Anuncios

5 razones para seguir a Que corra la luz

Made in CC

quecorralaluz

Esta primavera, para mi cumpleaños, di mi palabra de honor dos veces. Primero, a mi pareja, tras recibir su declaración de amor en forma de anillo de compromiso. Segundo, a una amiga, tras recibir su llamada de felicitaciones y quedarme seducida por su propuesta : participar en la creación de su blog sobre moda, estilo, creatividad y desarrollo personal. En un abrir y cerrar los ojos, me apunté a una doble ración de aventura : al sueño de mi boda y al sueño de Ana. Tras meses de mucho coaching, training, emailing y Whatsapping, ¡os presento 5 razones para seguir a la bombilla de Quecorralaluz.com!

Ver la entrada original 390 palabras más

La práctica cotidiana de ser y hacer

 

foto post

Cuando pones en marcha un nuevo proyecto o estás empezando un nuevo cambio en tu vida, suceden cosas… y si no miras bien, no percibes a fondo todo lo que se está moviendo…

Con todo lo nuevo, los cambios, las tareas pendientes, a veces uno se deja llevar por el estrés y no está presente en lo que hace. Pero si paras, observas y miras con los ojos bien abiertos, hay un montón de cosas que están sucediendo, algunas muy sutiles, otras mucho más visibles, y todo ello nos recuerda algo: la unión de lo invisible + lo visible, es la clave para plasmar en lo cotidiano la esencia de cada uno. 

¿Quieres saber más?
Mira este post y entenderás de qué va ésto

https://www.quecorralaluz.com/5-cosas-que-he-percibido-en-el-proceso-pre-blog/

La aventura de crear el blog

lanzar-blog-nuevo

Hola chic@sss!!!
Antes que nada, daros las gracias por la gran acogida durante el lanzamiento del blog. MIl gracias por todos los comentarios de apoyo y cariño, por haberlo compartido y por todo este gran recibimiento 💖💖💖 sin vuestro soporte ésto no tendría difusión, así que gracias por hacer que corra la luz!! 💫💫💫
Quiero comentar varias cosas:

1- Ya tenemos los primeros suscriptores para recibir semanalmente la newsletter, os recuerdo para algunos que os habéis suscrito que tenéis que confirmar la suscripción (mirar el mail que os llegó, posiblemente en la bandeja de correo no deseado), si no activáis la confirmación de suscripción, no podréis recibir el boletín semanalmente 😉

2- Como al lanzar la web ya venían publicados 4 posts y me imagino que al echar el primer vistazo había mucha información, quizás no tuvisteis tiempo de llegar a todo, por eso a lo largo de esta semana, iré publicando los 4 primeros posts, para que no se os pase nada de la información que comparto.

Aquí va el primero de los posts, la historia del inicio del blog 👇👇👇

https://www.quecorralaluz.com/la-aventura-de-crear-el-blog/

Que corra la luz

 

nuevo-blog

 

Bueno… bueno… al fin el día ha llegado!!!!

Hace un poco más de 4 meses, puse en marcha una idea que me rondaba hacía tiempo.
Quería fusionar varias partes que son mis “pequeñas grandes pasiones”: la creatividad enfocada a la moda/estilo, el desarrollo personal y la creatividad canalizada a través de la escritura.

Después de una larga charla con una gran amiga (que por cierto justo hoy día de lanzamiento del blog, es su cumple 🎂), me di cuenta que quería encontrar una manera de fusionar todo aquello que me gusta, lo que disfruto haciendo y es ese “no hacer-haciendo” porque lo que está hecho con entusiasmo, no supone esfuerzo pero si constancia.
Sabía y me rondaba hacía tiempo que el tema de escribir era mi espinita pendiente… sentía que había cosas que quería compartir pero no acababa de dar el paso por auto-bloqueo.
Mi amiga me dijo que ya era el momento de que me quitara ese lastre de “me da vergüenza sacar al mundo exterior lo que escribo” y justo después de esa charla, fue como el último impulso para hacerlo ya.

Era obvio lo que me apetecía hacer pero no sabía cómo plasmarlo o cómo fusionar moda, estilo, desarrollo personal, escritura, creatividad en general… eran muchas cosas dispersas y no quería excluir a ninguna de ellas. Un curso de Oye Deb me sirvió como mapa de carretera, y después de eso, la idea estaba clara: hacer un blog donde pueda informar, dar soluciones, ideas sobre moda y estilo, sacar la creatividad a la luz, aportar mi visión sobre algunos temas como la vida, muerte, la humanidad, los hábitos,etc… Un espacio online donde re-encontrarse con lo esencial.

La idea estaba clara pero había mucho qué hacer… pero mucho mucho!! Cuando te metes a indagar en el universo blogger ves que si quieres hacer algo en serio, que quede mínimamente profesional, hay mucha tarea por delante.
En 4 meses la idea fue cogiendo forma después de varios trainings sobe blogs, con consejos y ayuda, finalmente ha llegado el día de abrir este espacio con mucho entusiasmo y nerviosss!!!!

Así que aquí está!!!

Pasen, vean, lean y compartan (please) !!!

https://www.quecorralaluz.com/

20 cosas que no están en mi curriculum [y mi futuro jefe debería saber]

Mi amiga Sissi busca cumplir su sueño profesional, hallar con el trabajo donde pueda poner en práctica sus dones y talentos!! El otro día me dijo una frase que me gustó mucho: “Ya no quiero hacer lo que sé hacer”. Ese es el primer paso para abrirse a una nueva aventura!
Ojala encuentres tu sitio donde puedas disfrutar de lo que te apasiona, rodeada de historias y palabras. Mucha “suerte”!!

Made in CC

cecilecarrez-curriculum-madeincc-blog

Quizás me presente a usted siendo Cecilia para evitar que nuestro primer encuentro quede marcado por una corrección fonética. De no ser así, le recordaré una regla básica del francés: la e final es muda. Y le daré un truco para no olvidarse: piense en la película Amélie. ¿A que no pronuncia la e final? Lo siguiente que tiene que saber es que a la larga me llamará Ceci y que no soy rencorosa. Dentro del palmarés de mis mejores apodos se encuentran Cécé, Sissi, Toutile, pitufina y pulguita. A continuación, le contaré otras 20 cosas que debería saber sobre mí y que no se encuentran en mi curriculum.

Ver la entrada original 160 palabras más

Lo imperfecto

 

999763_10151622194912919_564684263_n

 

Hace muchos años, durante una fiesta de pijamas en casa de una amiga, vimos en su habitación un papelito al lado de la cama, con una frase que se me quedó grabada: “Yo soy yo, y eso nadie lo puede cambiar”. Se me quedó grabada esa frase y ese momento porque algunas amigas que estaban ahí comenzaron con burlas y trivializaciones de esa frase y del por qué esa amiga tenía eso ahí. Y los motivos por los que tenía eso ahí, la verdad, no eran para reírse. Y yo recuerdo que me quedé ahí plantada, callada, mirando… dándome cuenta de cosas pero sin decir nada, entonces era así de reservada y miedosa… con el tiempo ves que muchas veces no supiste reaccionar porque no ves las cosas con tanta profundidad y no acabas de entender bien siendo más cría… Pero esa frase y ese momento hoy vuelven, como recordatorio de por qué aquella amiga tuvo ese papelito, al lado de su cama, en aquella época adolescente:

Se trataba de recordar que la imperfección es perfecta. Que estamos en total libertad de mostrarnos felices cuando lo somos pero también tristes cuando lo estamos. Era un recordatorio de ser libres a la hora de dejarnos ser, tanto si es considerado positivo como negativo. Es concederte la libertad de abrazar todo de ti (lo que te gusta como lo que no te gusta) y dejar que se exprese si te apetece expresarlo… que no somos máquinas diseñadas para complacer a los demás saltándonos nuestro propio espacio oscuro. Podemos decir no cuando no apetece algo. Que lo oscuro no es más que luz sin luz, no es algo malo ni es algo que necesite patadas y ser apartado como una parte tuya que rechazas (y contra más rechazas más fuerte se hace).

Se trataba de recordar que a pesar de todas esas normas impuestas de afuera, uno es libre de dejar que eso le condicione o no, que no pasa nada por mostrarte tal y como eres, a pesar de las burlas, trivializaciones, prejuicios, etc (que la mayoría en muchos momentos hemos caído y caemos en eso). En definitiva, era recordar que cada uno es único y a la vez perfecto dentro de sus imperfecciones, y dejar que sea así… honrarse por lo que eres, no por lo que esperan que seas o por lo que tú mismo te auto-impones en base a la persona que deseas ser y no eres. Es honrarte aquí y ahora con lo que eres. Tanto si hay partes que te gustan o no te gustan.

El papelito también me ha recordado que con el paso del tiempo puedes ser más genuino o estar más cerca de ser lo que eres, y ya eras (pero no lo sabías), o puedes perderte en el camino y ser lo que otros esperaban que fueras, lo que otros querían que fueras, lo que otros y otros y otros… y desde esa realidad en la que “otros decidan tu vida por ti y tu vida sea diseñada por otros” supongo que desde esa dinámica, te parece que tienes permiso de decidir o imponer  la vida de los demás, lo que es válido o lo que no lo es, en la vida de otro … y eso se llama muchas veces, por ejemplo, amor. “Lo digo por tu bien, has de hacer ésto”… “Sé lo que es mejor para ti porque te conozco, házlo”… o en un nivel superior : “has de cambiar para ser así/de esta otra forma y cumplir mis expectativas, y si no lo haces o no eres así, no me valoras o no me quieres” …. Amor?

Otro recordatorio ha sido el que se puede aceptar todo, excepto el sometimiento, la humillación y la anulación/supresión hacia uno.

Se puede aceptar que haya visiones diferentes sobre algo, me guste o no, eso es así para el otro, lo acepto y no lo voy a cambiar. Es así. Se puede aceptar que sus valores de vida no sean para nada los míos. No me gusta pero es así y lo acepto. No lo voy a cambiar, es su vida. Para el otro será lo suyo lo más acertado, para mí lo mío. Es así. Lo acepto.

Pero cuando aceptas algo que no te gusta, y no sólo no aceptan lo tuyo, sino que pasan a imponerte una realidad o suprimen la tuya, o la humillan, ahí ya no hay aceptación. Simplemente un limite bien marcado. Vale, entiendo que te salga controlar, mandar, imponer, querer otra cosa, y eres libre de tener tu realidad, pero hasta aquí, por aquí no pasas.

Tu realidad sobre mí no pasa por encima de la mía, hasta el punto de anular mi acción y decisión. Ahí ya no hay entendimiento ni apertura, porque no hay respeto ni aceptación en ambos sentidos. Y mucho menos que eso se llame amor. (Gracias esa forma tuya de quererme, no gracias).

La cosa es simple: a mayor autenticidad con uno mismo, mayor libertad y amor. Contra más desconectas de lo genuino más te lanzas a dejar tu vida en manos de los demás y te esclavizas del reconocimiento. Y ahí todo tipo de dramas, a más necesidad de aprobación, más sensación de ser incompleto, más pedir a los demás lo que uno no se sabe dar, etc. y todo porque para ser genuino toca si o si ver tus sombras, sin ellas no hay luz ni felicidad que sea real.

Y aquellos que tanto imponen o suprimen a los demás, y quieren cambiar la vida del otro porque no la aceptan, y como es inaceptable, te rechazan si dices “no”, me recuerdan, como el papelito, que la única persona que va a estar siempre conmigo, soy yo. Y por eso, sigo mi instinto. Y es perfecto así, siendo imperfecto. Con errores o sin ellos.

Y si hay que decirse adiós, se dice adiós y gracias por reflejar que esto ahora, ya no lleva a ninguna parte y no es lo que era antes… que ahora ya no doy más valor a la cantidad que a la calidad, por miedo a la soledad, como lo hacía antes. Ya no hay necesidad de demostrar algo a quien no me importa o no me conoce ni hay necesidad de dejarse ser sometido o anulado. Que el respeto empieza en uno y quien entre en la dinámica de someter a otro, porque en su vida se anula o se deja someter por reconocimiento exterior, allá cada uno con lo que decide. Pero para mi no, gracias.

Que no se puede cambiar a nadie pero si se puede elegir lo más saludable para uno. Que ya no importa ni siquiera el conflicto porque eso te lleva precisamente a ser más genuino con uno mismo. Así que lo malo, lo oscuro, también sirve y mucho. Porque acaba recordando lo esencial.  Y como decía el papelito, lo único importante es ser genuino y esencial.